miércoles, 9 de mayo de 2018

El brujo en el pueblo Awajun y Wampis

CONCEPTO DE BRUJO EN LA COSMOVISIÓN INDÍGENA

Por: Abel Uwarai

En diversas culturas, los problemas de enfermedad y la curación, están relacionados con la experiencia y práctica de sanación a cargo del Iwishin (curandero o brujo bueno). En la Amazonía peruana muchas de las plantas medicinales son alucinógenas y constituyen un medio para entrar en contacto con el mundo sobrenatural. 
Atamain Image copyright © Asher Svidensky / Mediadrumworld.com
Image caption El Iwishin a través de plantas alucinógenos se comunica con los espíritus para diagnosticar las enfermedades.

La gran cantidad de las personas indígenas practican la medicina tradicional, sin ser especialistas de la materia, sanan dolores o enfermedades con hierbas y con diferentes tratamientos. Los curanderos o Iwishin practican en mayor grado las plantas alucinógenas a fin de detectar fehacientemente las enfermedades de sus pacientes. Luego del diagnóstico minucioso concluye detectando tipos de enfermedades y tiene capacidad de recetar los remedios. 

En la cosmovisión indígena del pueblo Awajun y Wampis existen dos clases de brujos: brujo bueno y, brujo malo. Al brujo bueno los Awajun y Wampis lo llaman Iwishin (curandero) y al brujo malo Tunchi o Wawek (hacedor de daño). 

El concepto de brujo en la cosmovisión indígena, se define como aquella persona que puede ser hombre o mujer, en algunos casos niños, que experimenta a través de las plantas alucinógenas un cambio de conciencia que se comunica con los espíritus cósmicos a fin de diagnosticar enfermedades y dar curaciones o agravar la enfermedad haciendo más daños corporales del paciente, asimismo discierne el futuro, teniendo capacidad de encontrar objetos robados o perdidos, así como predecir de las personas quienes se preparan para realizar actividades dañinas para la sociedad. 

Existen muchos términos para denominar a los brujos, sin embargo, son dos clases los más conocidos que son el Iwishin y el Tunchi o Wawek. 

El Iwishin – Curandero (brujo bueno), es querido por todos los pobladores de determinado lugar y por otros sitios donde llegan las noticias de sanación. El Iwishin, es buscado para efectos de obtener sanación de alguna enfermedad que padece el paciente. Los pacientes viajan en busca del curandero desde las lejanías para curarse de algún malestar de su cuerpo. El Iwishin cuando llegan sus pacientes muchas veces sin previo aviso, no duda a atender a todos los pacientes sin discriminación alguna. A cambio de sanación, los pacientes o familiares de los pacientes retribuyen un pago que, normalmente vienen a ser especies. Contienen: un perro cazador, una escopeta, un Tarash (tela de algodón tejido a mano para vestido de mujer o sirve como sabana), Itipak (falda masculina), hacha, machete, venenos para caza entre otros. 
Atamain Image copyright Minelinks
Image caption Ceremonia de curación: El Iwishin toma el brebaje, bendecidas con cantos mágicos y comienza a descifrar la enfermedad.

La retribución no precisamente significa el pago o el valor de sanación, tiene otro significado más importante, esto es, que las invocaciones de poderes cósmicos y las plantas alucinógenas y medicinales tengan efectos positivos en el momento de curar las enfermedades, así como resultados eficaces en la actuación de las propiedades curativas de las plantas medicinales utilizadas. 

El Iwishin cuando la enfermedad o enfermedades son serias o graves antes de analizar minuciosamente las dolencias de sus pacientes hace dietas por espacio de tres días mínimo, en este espacio, no come comida caliente, no duerme con su mujer, no se solea, no come la sal, no come dulces entre otros alimentos para no debilitar las propiedades curativas de las plantas, así como no debilitar sus poderes sobrenaturales. Mientras se mantiene en dieta prepara sus plantas medicinales, esto es, ayahuasca y/o tabaco y las plantas que sirve para la curación. 

Llegado el momento, el brujo toma las plantas preparadas, luego de media hora de haberse bebido las plantas bendecidas con cantos mágicos típicos de ocasión, comienza a descifrar con qué tipo de enfermedad están sufriendo sus pacientes. Identificado las enfermedades empieza a recetar las plantas medicinales necesarias para las curaciones de los daños materia de diagnóstico, especificando cuantas dosis necesita para la sanación de cada enfermedad si fuese necesario, las dietas a seguir, el tiempo de sanación, finalmente, si la enfermedad es causa de brujería menciona al brujo quien hace daño. 

La ceremonia de curación o análisis de las enfermedades están supervisadas por los parientes de los pacientes, de tal modo que, los parientes escuchan todos los mensajes y cantos del Iwishin. Cuando descifra las enfermedades a través de las plantas alucinógenas, invoca a los Ajutap (personaje cósmico que da poder y prosperidad), a través de ese poder logra ver, en caso de ser consultado por parientes de pacientes quienes son los brujos causadores de daños y es capaz de predecir los próximos peligros. Asímismo, delante de sus parientes succiona o chupa la parte afectada del cuerpo sacando bacterias dañinas del paciente. Los parientes presentes observan todo el proceso de sanación y ven también cuerpos extraños saliendo del cuerpo del paciente. 

El paciente o los pacientes, luego de la consulta tienen que cumplir las recetas y dietas irrestrictamente y se sanan con la garantía del Iwishin. De esta manera, el Iwishin gana su prestigio logrando también atender más pacientes, esto es el brujo bueno. 

El Tunchi o Wawek – brujo malo, es aquel brujo o bruja que dedica a causar daño a cualquier persona sin motivo alguno. Es decir, existen brujos malos que no se pueden controlar su Tsentsak (virote con el cual dispara sus venenos que causan daño o muerte), según los testimonios de ellos mismos, los dardos salen disparados en el momento que se enfadan con alguien, no tiene otra alternativa que hacer daño a la persona con quien discute o a quien le tiene cierta envidia, no pueden controlarse. El Wawek, cuando quiere una mujer, es decir, desea enamorarla, le declara su amor, si no es correspondido le dispara un virote y le puede causar daños que pueden hacerla sufrir por mucho tiempo o si es mortal muere en un día o en tres días máximo. La persona una vez se siente dañado por algún brujo trata de curarse con las plantas medicinales, en caso no logra sanarse busca al Iwishin inmediatamente, si logra encontrar antes de ser demasiado tarde se sanan de manera rápida caso contrario mueren con mucho sufrimiento. 

 EL SIGNIFICADO DE SER BRUJO EN LA COSMOVISIÓN AWAJUN Y WAMPIS 

Para los brujos buenos, ser brujo en la cosmovisión Awajun y Wampis resulta ser un prestigio y así significa para los pueblos indígenas involucrados en el proceso. Los brujos buenos, son buscados como un verdadero médico que suelen ser buscados cuando tienen prestigio internacional. Los brujos buenos viven protegidos por los pobladores gozando de sus bondades de sanación... El ser brujo bueno es un título de prestigio, es gozar de la simpatía de todos los pobladores del determinado lugar y otros lugares que fueron beneficiados por las bondades del brujo bueno. No tiene significado alguno del poder y hacer lo que quiere. Tiene significado de prestigio en el sentido de bondad hacedor de justicia, es decir, de las maldades que hacen los brujos malos, el brujo bueno busca resolver los dolores de los seres humanos, en consecuencia, es considerado como una persona bondadosa hacedor de justicia sanándo a las víctimas inocentes que sufren por los daños ocasionados por el Wawek.

La otra cara, el brujo malo Wawek, es un título de desprestigio. El brujo malo es buscado por todos los pobladores, ninguna persona tiene piedad del brujo malo, hasta sus parientes más cercanos lo repudian, porque trae dolores, sufrimiento y daños a las personas inocentes, hace daño a los niños y niñas, en consecuencia, cuando es identificado como brujo malo, es sentenciado a muerte. Su castigo más benigno es de ser expulsado del pueblo, sin embargo, donde vaya hace daño a los demás y no es perdonado. De manera inmediata hacen un proceso sumario y lo condenan a pena de muerte, no tiene otra sanción que estos dos últimos.

Actualmente en los pueblos Awajun y Wampis, ninguna persona llamados brujo gozan del prestigio. No quieren que viva tranquilo en las comunidades, en cualquier cosa suelen acusar al supuesto brujo hasta matarlo. Las autoridades actuales, no quieren tener responsabilidades, en consecuencia, en una asamblea general los asambleístas expulsan al sospechoso. Existe otro sentimiento, los que son brujos viven escondidos hasta que sea descubierto y expulsado del lugar, algunos ni pretenderían ser brujo, de todas maneras hasta la fecha tienen pena de muerte y es caso familiar, ellos son los que determinan el destino del brujo cuando han comprobado. Según los especialistas Awajun y Wampis los brujos no pueden sanarse, es decir, una vez convertido en brujo no hay manera de volverse sano es imposible sanarse.


Abel Uwarai, abogado por la Universidad Nacional de San Marcos.

0 comentarios:

Publicar un comentario